Willkommen in Freudenstadt

Welcome to the beautiful town of Freudenstadt in the Black Forest of Germany, also known as the Happytown:-)

Wir freuen uns sehr, dass Sie da sind! Wir sind eine dynamische und für Jesus begeisterte evangelische Freikirche, die im Jahr 2002 gegründet wurde. Zurzeit hat die CIC um die 60 Mitglieder und durchschnittlich100 Gottesdienstbesucher am Sonntag. Während der Woche finden verschiedene Kleingruppen, Gebetstreffen sowie die Royal Rangers und der Jugendkreis statt. Crossroads erreicht Singles, Ehepaare, junge Familien, Kinder, Jugendliche und Menschen aus aller Welt in unserer Stadt und Region.

 

 

El AVE: Presente y futuro inmediato

Los titulares de los medios de comunicación, especialmente los de la prensa escrita, se llenan casi a diario con datos y cifras sobre las distintas líneas de Alta Velocidad desplegadas por todo el país, en un frenético panorama donde cada comunidad autónoma defiende con uñas y dientes sus propios intereses. Pero esta cobertura casi diaria sobre los avances en los distintos corredores a menudo hace que se pierda la perspectiva y la visión global sobre un medio de transporte que, a tenor de lo esgrimido por las distintas autoridades públicas, se antoja imprescindible para el desarrollo económico y social de nuestro país. Pero, ¿somos totalmente conscientes de la situación actual del AVE?

Por eso hemos querido dar un pequeño paso atrás para poder contemplar la situación actual del AVE en España y su futuro al menos a corto plazo, porque ir más allá supone un ejercicio de adivinación imprevisible.

SITUACIÓN ACTUAL

El futuro del AVE pasa por ser rentable y sostenible a largo plazo, y actualmente no lo es. Así lo expresó hace un año el presidente de ADIF, Gonzalo Ferre: “Vamos a tener que echar mucha imaginación para hacer rentable la inversión en ferrocarril”. La sociedad que abarca los activos de la red del AVE ha incrementado sus pérdidas durante el primer semestre del año, hasta los 105.88 millones de euros frente a los 84.56 a junio del año pasado.

A pesar de la subida de ingresos (un 5%) y del resultado bruto de explotación (un 2%), Adif Alta Velocidad ha visto aumentados sus números rojos. La (difícil) solución pasa por ahorrar costes y, sobre todo, mejorar considerablemente el número de pasajeros. Entre enero y junio el AVE ha tenido 9.5 millones de pasajeros, un 10% más que en 2014, un crecimiento insuficiente para cubrir los costes de la alta velocidad. “Una red de Alta Velocidad como la actual, con 24 millones de usuarios al año, no es sostenible”, advirtió Ferre. Este 2015 podría cerrarse, según las previsiones, con 30 millones.

FUTURO INMEDIATO

Pero a pesar de estas cifras, y lejos de caer en el desánimo, el Estado parece dispuesto a seguir invirtiendo en el AVE la mayor parte de sus fondos destinados. Según los Presupuestos Generales del Estado, en 2016 Fomento destinará al ferrocarril el 54% de la inversión total en infraestructuras (incluidas viviendas y otras varias), y de esta porción, el 67% irá para la alta velocidad. En total, 3.679 millones de euros frente a, por ejemplo, los 420 destinados a la red convencional, que entre otras cosas es la que soporta el tráfico de mercancías.

Por su parte, la mayor parte de los proyectos se concentrarán en el Corredor Noroeste (Galicia), el Mediterráneo (Cataluña, Comunidad Valenciana y Murcia) y el norte del país (Asturias, Cantabria y País Vasco). El objetivo del Gobierno es ir acabando las obras de unión de la red mallada que debería unir a (casi) todas las capitales de provincia, aunque como viene siendo habitual, Extremadura ha vuelto a quedar fuera de los esfuerzos cada vez mayores del Estado.

CONTRASTE CON LA INVERSIÓN EN CARRETERAS

Todos estos miles de euros contrastan con las  pírricas cifras destinadas a la inversión en infraestructuras viarias, que a día de hoy y hasta un futuro bien lejano, siguen y seguirán siendo las más usadas para el transporte de personas. 365 millones se destinaran a conservación y seguridad vial, 391 a la rehabilitación, y 299 a las autovías de primera generación. Unos números que contradicen las palabras de los responsables políticos de priorizar la seguridad en nuestras carreteras para reducir el número de víctimas mortales.

FUENTES

«» (El Economista, 10/09/2015)

«» (El Economista, 09/09/2015)